argenchip_mapa_promo.png

Chip.ar por Lautaro

Esta es una entrada personal para compartir el proceso colectivo creativo de este primer recopilatorio de Lowtoy llamado Chip.ar.

download
La idea de juntar a gente muy diferente entre sí con un fin común nace por un lado de una vocación innata, algo que vengo haciendo desde que tengo uso de razón. Gran parte de las cosas que hice y hago tienen que ver con ello.
Por otro lado al participar de un proyecto creativo grupal como Lowtoy, tenía la necesidad de desarrollar algo propio, una idea llevada a cabo a mi manera, desde el inicio hasta el final.

En esta gran familia-comunidad que es el 8bit y todo lo que engloba, similar al mundillo del circuit bending (como el movimiento diy en general), siempre estoy atento a lo que ocurre en diferentes ciudades, y particularmente llevo años viendo y conectando con lo que ocurre en Buenos Aires, mi ciudad de nacimiento, y en el país. He tocado allí unas pocas veces y cada vez he conocido a gente nueva.
Desde hace algún tiempo algunos 8biteros se han juntado y montaron BlipBlop, plataforma desde donde conectarse y organizar eventos. Creo que a partir de ahí comenzó a consolidarse una escena.
También se va formando un mundillo en torno a algunos talleres impartidos por genios inventivos y entusiastas experimentadores-recicladores que utilizan el circuit bending como canal para su creatividad.

Hace poco más de un año para la inauguración de Espacio Byte, y con la participación de Pavlo (Coleco Music) en la parte organizativa, se lanzó un compilado de artistas argentinos de 8bit. En ese momento tuve la sensación de que se podía armar algo más grande y variado, allí nació la idea firme de este nuevo compilado!


Proceso organizativo – creativo

El primer paso fue empezar a contactar con los artistas que ya conocía. Luego pregunte a Pavlo si quería colaborar en el proyecto, ya que intuía le gustaría la idea, y porque al ser una de las personas más activas de la escena argentina, sería de fundamental ayuda, por suerte se sumó sin dudarlo!
Arme un texto de convocatoria, le pedí a Victor (LxTxCx) si me podía hacer una de sus bonitas imágenes para ilustrarlo y Ralp lo subió a la web para darle un apoyo más sólido a la idea.

Fueron varios meses de ir sumando gente de ambos mundos, tanto de los que experimentan musicalmente con el circuit bending, como los que producen su arte mediante diferentes dispositivos con tecnología 8bit.
Poco a poco, mientras iban llegando los tracks, fuimos definiendo y votando entre todos el nombre (comenzó llamándose Argenchip y se barajaron nombres como Argenbit, Gauchito Chip, Che Chip, Chipchulin y Chip Guevara!), y el ganador fue Chip.ar!
Finalmente algunos pocos artistas han quedado fuera por diversos motivos (es una pena), pero ha participado una gran mayoría que al día de hoy producen su arte con estas herramientas. Desde artistas más consagrados (que han publicado en sellos reconocidos, presentado su música o cacharros por diferentes ciudades del mundo, o imparten talleres), a otros con menos recorrido o que crean sus instrumentos en casa de una forma autodidacta, pero siempre con la misma pasión!

Equipo
Pavlo además de estar al tanto y participar de la mayor parte del proceso, buscó y contactó con varios artistas, y se encargo de condimentar los procesos de discusiones grupales con su humor negro!
También hizo la grabación de algunos tracks vía hardware que habían sido compuestos en diferentes emuladores.
Julián (CHIP LAB Studio) se ofreció a hacer el master y nivelado de los dos discos, tarea bastante compleja ya que cada uno grabo su track con los medios que disponía. Yo que he escuchado los temas antes y después, creo que realmente ha hecho magia!
Mientras Julián los iba masterizando yo buscaba un orden coherente desde mi intuición para estos 31 tracks finales y más de 2hs de música. Una vez definido los compartí con él y lo acabamos de afinar juntos.
La portada fue obra de Víctor LxTxCx, este talentoso diseñador se encargó de meterle glitches a diferentes propuestas, luego de un filtrado yo las enviaba a todo el grupo, y salían nuevas ideas hasta llegar así a la portada final!


Agradecimientos

Es muy importante para mi agradecer en primer lugar a los buenos artistas y personas que colaboraron con su música, tiempo y energía! Brindar su música abiertamente lo siento como un gran gesto!
Gracias a Pavlo, Julián y Víctor en concreto,y a los Lowtoy por apoyarme y darme libertad total de principio a fin para poder concretar esto.

Fue un proceso realmente entretenido en el cual he aprendido mucho!
La idea de hacerlo un proyecto colaborativo funcionó a la perfección desde el inicio hasta ahora, en el proceso final (con la promoción y traducción de textos).
Realmente me estimula intentar retratar este momento de esta escena activa musical compartiéndola libremente y también sembrar algunos links entre artistas – público para que desde ahí, quizás, se generen nuevas cosas.

Yo vivo muy agradecido todas estas experiencias de contacto e intercambio donde el único fin, medio y motor no es el dinero sino la pasión y las ganas. Es un placer poder tener estos vínculos con gente par donde todos ganamos!
Chip.ar es puro amor!

Muchas gracias familia!!!


Bonus track

Aquí un video de Norman Bates titulado “Mirandashuli” de la grabación de su track para el compilado.

Cierro esta entrada con una descripción de Pavlo de ambos discos y mundos:

8BIT
Chipmusic, 8bit, chiptune o como quieran llamarlo. Ética y estética sonora, conjunto de artefactos mas que un genero musical cerrado sobre si mismo. El chiptune ha sido llamado también el folclore de las generaciones digitales. Este disco agrupa a artistas argentinos cuya búsqueda de materialidad sonora se orienta hacia consolas de video juego y ordenadores personales de la generación del 8 bit. La utilización del Gameboy, la consola de juego NES y la Commodore 64 (en esta oportunidad transformada en un Sid Station), se convierten en esta ocasión, en una búsqueda de nuevas sonoridades y medios de producción alternativos mas que en una simple practica retro.

A partir de una estética lúdica los artistas reunidos en este volumen demuestran la potencialidad escondida detrás de las limitaciones propias de estos artefactos tecnológicos en desuso. Desde el crudo sonido del ruido analógico hasta las agradables armonías de las ondas cuadradas pasando por intrincados momentos rítmicos, melodías pegadizas, agresivas modulaciones de las ondas de sierra y tracks que solicitan enfáticamente la movilidad corporal. Creemos que esta cornucopia estética representa el panorama actual del 8 bit de procedencia argentina.

Circuit Bending
Organizados mayormente alrededor de talleres, aunque en algunos casos su metodología de trabajo es solitaria y autodidacta, los artistas reunidos en este volumen llevan el hazlo tu mismo (DIY) al fértil terreno de la construcción de sus propias herramientas sonoras y la reapropiación de la tecnología disponible tanto analógica como digital. Creadores, inventores, experimentadores y estudiosos, militantes del Hardware libre, los artistas que comparten la practica del Circuit Bending desarrollan sus propios instrumentos a partir de la intervención sobre los circuitos electrónicos de artefactos de producción masiva como juguetes, pequeños pianos, instrumentos convencionales y desechos electrónicos; reinventando cada uno de estos dispositivos y llevándolos a horizontes impensados desde su origen.

Ubicados en una posición auto-critica respecto de los medios de producción, su praxis se orienta también a la la construcción de sus propios osciladores, sequencers, procesadores y maquinas de ritmo.

Arboledas estáticas que se dirigen a la agitación generalizada, pequeños mantras electrónicos que se articulan con momentos grotescos y caóticos. Pasajes minimalistas que se convierten en un desatado espectro de sonidos donde la electricidad misma parece estar a punto de electrocutarnos. Los artistas incluidos en este compilado tampoco se olvidan de hacernos bailar, así como tampoco de disponer de todo su arsenal de dispositivos intervenidos para crear una bella canción.

Lautaro
Barcelona, 13 de mayo de 2014